La Guerra Fría

El primer reto de Estados Unidos

El país exhibió su poderío militar para superar el bloqueo impuesto a Berlín por las autoridades soviéticas, lo que le presentó como protector de la población

Un grupo de berlineses observan uno de los aviones participantes en el puente aéreo a la ciudad.
Un grupo de berlineses observan uno de los aviones participantes en el puente aéreo a la ciudad. / Efe

La crisis de Berlín fue el primer gran conflicto de la Guerra Fría. La antigua capital del Reich se había convertido en la caja de resonancia de las tensiones de un mundo organizado en dos bloques antagónicos. A lo largo de 1947 la tensión mundial aumentó de forma amenazadora. Estados Unidos apruebó el Plan Marshall de ayuda económica a las naciones europeas; la Unión Soviética, considerándolo un instrumento de expansión capitalista, prohibió su disfrute a las naciones de su órbita.

La capital se encontraba dividida en cuatro comandancias: norteamericana, soviética, británica y francesa. Ante las dificultades de abastecimiento, los tres gobiernos occidentales decidieron unificar sus zonas y establecer una moneda única, el nuevo marco. Stalin, considerando que se conculcaban los acuerdos de Postdam, ordenó el bloqueo de la ciudad, a partir del 24 de mayo de 1948, bloqueo que duraría hasta mayo de 1949. El mandatario soviético esperaba el abandono occidental de la ciudad, pero Truman ordenó el abastecimiento aéreo, advirtiendo que su interceptación o el franqueo de la puerta de Brandenburgo, límite de los dos Berlines, por los soldados rusos sería considerado un acto de guerra. La operación se convirtió en una gigantesca exhibición logística de la capacidad de una gran potencia industrial. Cuatro aeropuertos, dos de salida y dos de aterrizaje, se destinaron a los 700 vuelos diarios que se llegaron a fletar. Los americanos pasaron de ocupantes a protectores.

Las dos Alemanias

El choque berlinés tuvo dos efectos de gran envergadura. En primer lugar, aceleró el proceso de formación de dos Estados alemanes; los occidentales convocaron una asamblea constituyente, el Consejo del Pueblo alemán. Así nació en el oeste la República Federal Alemana, con capital en Bonn y un sistema liberal de elecciones, que llevó a la presidencia a Theodor Heuss y a la jefatura del Gobierno a Konrad Adenauer, y en el este la República Democrática Alemana, presidida por Wilhelm Pieck. La Guerra Fría provocó la división indefinida de dos Estados de modelo político diferente sobre un único solar nacional.

En el aspecto internacional el bloque aceleró la formación de dos alianzas hostiles. En abril de 1949 se firmó en Washington la Alianza del Atlántico Norte (OTAN) por EEUU y diez naciones de Europa Occidental. En réplica la URSS promovió acuerdos militares y comerciales con las naciones de su glacis, que la propaganda occidental comenzó a llamar satélites. Ese mismo año se firmó también el COMECON para articular los flujos comerciales de los países comunistas, aunque un acuerdo militar, el pacto de Varsovia, no se firmaría hasta 1955, después de la muerte de Stalin. Se habían formado dos grandes bloques bajo la hegemonía de superpotencias. En el oriental se sustentó la doctrina de la soberanía limitada de sus miembros; únicamente Yugoslavia, cuyo país no había sido liberado de la ocupación nazi por el ejército soviético, adoptó una posición independiente, la herejía yugoslava, bajo la égida de Tito.

ENLACES Relacionados
Mapa
berlin dividido

División de Berlín

La ciudad de Berlín fue ocupada conjuntamente por las potencias aliadas y se subdividió en cuatro sectores.

Diseño: Ignacio Povedano Paz | Coordinación: María Eugenia Alonso